Motivos por los cuales Dios te eligió


Elegir quiere decir hacer una elección. La Biblia dice que Dios nos eligió antes de la fundación del mundo y que nos predestinó para ser hijos suyos por medio de Jesucristo (Efesios 1: 3-5)

El apóstol Lucas menciona que Jesús eligió a sus doce discípulos de entre la multitud. Ninguno de ellos dijo: “yo quiero ser un discípulo”, fue Jesús quién seleccionó a cada uno de ellos.

De igual forma, Dios nos escogió para salvación, no por mérito propio ni por ser buenas personas.

No me elegisteis vosotros a mí, sino que yo os elegí a vosotros, y os he puesto para que vayáis y llevéis fruto, y vuestro fruto permanezca; para que todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre, él os lo dé. Juan 15:16 (RVR1960).

¿Para qué nos eligió Dios?
Fuimos elegidos por el inmenso amor y la misericordia de Dios para conocer su voluntad, verlo por medio de la fe y escuchar su voz.

El Dios de nuestros padres te ha escogido para que conozcas su voluntad, y veas al Justo, y oigas la voz de su boca. Hechos 22:14 (RVR1960).

1.Nos eligió para conocer su voluntad
¿Cuál es la voluntad de Dios? Que seamos obedientes a su palabra e instrumentos útiles en su reino; con la seguridad de que Él está con nosotros todos los días y no nos abandonará.

Nadie te podrá hacer frente en todos los días de tu vida; como estuve con Moisés, estaré contigo; no te dejaré, ni te desampararé. Josué 1:5 (RVR1960).

2. Nos escogió para verlo por medio de la fe

La fe puede ayudarnos a ver a Dios y darnos la confianza para continuar el camino. Moisés confió en Dios y por eso no le tuvo miedo al rey. Salió de Egipto y siguió firme en su camino porque tenía los ojos puestos en Dios. (Hebreos 11:27).

3. Nos eligió para oír su voz

Oír la voz de Dios es fundamental, Jesús mismo dijo; “Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen, y yo les doy vida eterna; y no perecerán jamás, ni nadie las arrebatará de mi mano.” Juan 10:27-28(RVR1960). ¿Hace cuánto tiempo que no escuchas la voz de Dios?

No olvides que Dios te eligió para que conozcas su voluntad, lo veas por medio de la fe y escuches su voz. Empieza a vivir sabiendo los motivos por los cuales Dios te escogió.